Llevo desde ayer que lei la noticia con un nudo en la garganta, como si hubiese perdido a un ser querido. No se, quizas porque ciertas personas (famosas, jovenes, fuertes, con dinero, destacados en lo que hacen.. ) parecen inmortales o porque la muerte tiende a desaparcer de la mente hasta que pam! Le toca a alguien conocido o alguien cercano. 

Del kobe jugador se podia criticar que se tiraba hasta zapatillas, que tenia un ego tan grande que hizo romper su pareja con shaq que les hubiese dado mas anillos seguramente... Pero su mentalidad ganadora y su talento para jugar a este juego eran mucho mas grandes, tanto que es lo mas parecido a mj que he visto. 

Personalmente lo que mas admiraba de el, es que siendo una superestrella americana, quizas haya sido el mas cercano a los fans. Supongo que nacer y vivir en italia influyo en eso. 

Hoy un poco ya voy asimilando una situación tan compleja de afrontar.

Kobe Bryant fue posiblemente la primera estrella de la NBA a la que pudimos ver nacer en el parquet en directo desde la TV en España. Cuando llegó la NBA con Cerca de las estrellas y los últimos años 80, los Magic, Bird o el propio Jordan aparecieron en imágenes, partidos en diferido y secciones que nos acercaron a la NBA que poco antes había sido, como mucho, un enterarse a vuela pluma de los que ganaban o lograban hitos importantes y casi siempre en prensa escrita como Gigantes, que para mí fue compra obligada durante mucho tiempo desde aquellos finales 80. 

Fue la llegada de Canal+ y las retransmisiones en directo de mediados de los 90 cuando el mundo NBA empezó a sernos más "cercano". Al menos yo lo sentía así. Los partidos en directo, los programas donde se hablaba de los resultados, llegada de internet, de ver resultados en el teletexto... la NBA se acercó definitivamente a España a mediados de los 90 cuando llegaron a la liga la generación de los Kobe Bryant, Tim Duncan, Kevin Garnett, Allen Iverson, Steve Nash, Stephon Marbury y compañía. Esa generación fue la primera a la que vimos nacer, desarrollarse y retirarse en directo y con un seguimiento acorde. 

Fue la primera generación en la que tuvimos en las tiendas sus camisetas de marca Champion, sus zapatillas personalizadas(junto a las de Jordan) actualizadas cada año o cada dos años(ambas cosas recuerdo comprarlas, tanto su camiseta con el 8 como las KB8 2, cuando ya tenía la rodilla machacada e íbamos los amigos a echar pachangas de viernes tarde al salir del trabajo en aquellas canchas que hacían en Madrid encima de los párkings que fueron poblando la arquitectura urbana de la capital a fondo de Caja Madrid o la financiera de turno). La NBA se abrió paso no sólo para los que nos gustaba el baloncesto desde siempre, sino para muchos otros que se animaron precisamente a verlo por su capacidad. Fue la última generación que jugó al baloncesto en la NBA, lo de después ya fue otra cosa, la última generación que atacaba y defendía a tope. Y Kobe Bryant era su Michael Jordan, era su guía, era la estrella más deslumbrante, era la forma moderna de Mike, el jugador a seguir.

Le vimos empezar desde el instituto y le vimos llegar al estrellato. Le vimos convertirse en una máquina de anotar, en un defensor implacable, en un jugador con un carisma y una actitud ganadora pocas veces vista en la competición. Le vimos en ocasiones siendo antipático y enfrentarse a otros jugadores por su incontestable visión del esfuerzo y el trabajo duro. Le vimos en su madurez siendo jordanesco y Cicerone de las nuevas generaciones, que le idolatraban. 

Lamentablemente cuando empezaba a ser un Kobe distinto, tras la retirada, mucho menos áspero, menos ausente con los medios, mucho más cercano en la distancia, se nos ha ido. Creo sinceramente que nos hemos perdido lo mejor de Kobe Bryant, porque fue un magnífico jugador, pero como persona en la experiencia iba a aportar al mundo del baloncesto por sus vivencias y actitud muchísimo más ahora como leyenda y voz autorizada de una manera mucho más cercana de lo que fue a nivel de jugador. Nunca lo sabremos. 

Recuerdo un lema que estaba en la caja de las zapatillas de Adidas que me compré, sería quizá el año 1999, y que rezaba algo como "cree en tí mismo, si no lo haces tú, nadie más lo hará". Nadie como Kobe creía tanto en sus posibilidades y desarrolló su talento a base de trabajar duro y picar piedra. La mayoría de las veces bajo el radar, la mayoría de las veces sin decir ni hacer nada altisonante, simplemente trabajando para ser (todavía) mejor. Por eso es uno de los mejores jugadores exteriores de la historia del baloncesto. Por éso fue una inspiración para tantas personas, de ahí su legado.

Qué duras son estas cosas, porque cuando muere alguien más mayor hasta cierto punto tienes su edad como parapeto ante la pérdida y el dolor. En este caso no hay parapeto. Sólo queda la pérdida. 

Rest in peace Kobe. 

Mi mejor recuerdo de Kobe, aparte de su talante, trabajo y capacidad fuera de discusión, eran las canastas machacando a aro pasado. Nadie las hacía como él. Cuando parecía que iba a machacar, pasaba el aro con la mano y ZAS, mate espectacular.

Muchas más imágenes con tiros a lo Air, pero sobre todo eso que dices, querido @tommyboonen el baloncesto que nos enamoró NBA que nunca desde entonces ha sido como el de aquella época: esos mates donde daba igual el defensor que se le pusiera delante: Yao, Divac o cualquier gigante y no se achantaba. 

Tengo muchísima tristeza encima. Era personalidad pura, buen hacer y un jugador estelar. Un referente en comportamiento en aquella época donde las tánganas y las leches (por no usar una palabra más malsonante que bien entraría por ser el reflejo que lo que se metían) se repartían como panes. 

Fui admirador absoluto de Jordan y lo fui después de Kobe. A pesar que mi camino fue siempre el fútbol, muchas veces me iba a jugar con mi hermano 1-1 e intentaba imitar a Kobe, sempiterno en su juego y su visión. 

Y mucha pena por su hijita, que iba camino de ser un buen referente en la WNBA a poco que saliera al padre. 

Descansen ambos en paz. Lo que voy a decir es una cursilería, pero una estrella más ilumina el cielo desde ayer. 

Excelente jugador al que desgraciadamente no he podido seguir mucho ya que nunca fui abonado de Canal +.

Para mi, los Jordan, Ewing, Wilkins, Drexler, Pippen, Thomas, Webb me marcaron mucho más cuando los veía por TV-2 con los comentarios de Trecet. En definitiva, la generación de Barcelona '92.


Lo que si destaco es que jugó toda su carrera NBA para los Lakers. Hoy en día es impensable esto.

Hay dios mio¡¡¡ mirarlo nuestro lukita hay titular entre tanto monstruo (Harden,Khawai,Doncic,Lebron,Davis MAMA MIA XDD) lo quiero mas que a gente de mi familia¡¡ :3

Necesitas estar registrado para participar. Registrarme.