Pues eso, que tenemos un hilo de meteduras de pata, pero no uno para cuando algún medio, incluso los detestados As y Marca, hacen algo bien. Me parece que nos perdemos compartir artículos buenos, sea quien sea quien los escribe. Para dar ejemplo, empiezo con este video de As, es una entrevista a Miguel Ríos, y lo que cuenta de lo que vivió con Don Alfredo, Marquitos, Puskás, y como se hizo del Madrid es bastante interesante. Todavía hay gente que no se imagina cómo era la vida antes, y estos documentos ayudan a conocerlo. Además, cuenta cómo era el carácter de DiStéfano, Puskás, Rial y otros, lo cual puede explicar por qué ganaron lo que ganaron. Sin más demora:


El que haya diseñado esta portada se merece una paga extra y una ronda de cervezas

PD: Si hay un artículo que habla de la historia del fútbol, o entrevistas a veteranos de otras generaciones, ¿les interesaría? Yo amo la historia, pero comprendo que no todos estén de acuerdo conmigo. Relaño será todo lo anti Florentino que quieras, pero sus columnas sobre la historia del fútbol español son de lo mejor que te puedes encontrar.

@bidondo

PD: Si hay un artículo que habla de la historia del fútbol, o entrevistas a veteranos de otras generaciones, ¿les interesaría? Yo amo la historia, pero comprendo que no todos estén de acuerdo conmigo. Relaño será todo lo anti Florentino que quieras, pero sus columnas sobre la historia del fútbol español son de lo mejor que te puedes encontrar.

Bidondo, deja de flipar y pásate de eso que fumas últimamente, debe ser bueno de la hostia. 

@ccartola
Bidondo, deja de flipar y pásate de eso que fumas últimamente, debe ser bueno de la hostia. 
Don croquetón es un impresentable. Es la voz del amo, que le dice que debe atacar a Florentino y lo hace. Y sin ningún empacho escribe y cambia lo que tenga que cambiar para criticar a Florentino, y por éso As bajo su mando está al borde del colapso, de hecho si no hubieran tenido en Prisa lo que han tenido, con el apoyo de la editora Santillana, hubiera desaparecido(que es lo que merecen).

Pero eso no significa que no sea un estudioso de la historia del fútbol, y que hace tiempo escribiese sobre ello, y lo hiciera muy bien, porque su forma de expresión, culta pero con ritmo, siempre ha sido bastante atractiva. Lo cortés no quita lo valiente. Que use los conocimientos y su expresión para atacar al club y especialmente a Florentino, a mentir, al cinismo y a la hipocresía, no significa que haya escrito artículos y textos muy interesantes sobre la historia del fútbol.

@tommyboonen

Don croquetón es un impresentable. Es la voz del amo, que le dice que debe atacar a Florentino y lo hace. Y sin ningún empacho escribe y cambia lo que tenga que cambiar para criticar a Florentino, y por éso As bajo su mando está al borde del colapso, de hecho si no hubieran tenido en Prisa lo que han tenido, con el apoyo de la editora Santillana, hubiera desaparecido(que es lo que merecen).

Pero eso no significa que no sea un estudioso de la historia del fútbol, y que hace tiempo escribiese sobre ello, y lo hiciera muy bien, porque su forma de expresión, culta pero con ritmo, siempre ha sido bastante atractiva. Lo cortés no quita lo valiente. Que use los conocimientos y su expresión para atacar al club y especialmente a Florentino, a mentir, al cinismo y a la hipocresía, no significa que haya escrito artículos y textos muy interesantes sobre la historia del fútbol.

Jo, @tommyboonen ten cuidado que pisas tu sentido del humor ¬¬

Solo pretendía meterme un poco con el bueno de @bidondo T_T

@ccartola

Jo, @tommyboonen ten cuidado que pisas tu sentido del humor ¬¬

Solo pretendía meterme un poco con el bueno de @bidondo T_T

Discúlpame amigo @ccartola, pero estoy últimamente un poco con la piel un tanto fina en el foro, por supuesto no tiene nada que ver contigo, y se me pasan algunas cosas e intenciones positivas. 

@tommyboonen

Discúlpame amigo @ccartola, pero estoy últimamente un poco con la piel un tanto fina en el foro, por supuesto no tiene nada que ver contigo, y se me pasan algunas cosas e intenciones positivas. 

No hay nada que disculpar, querido.

Siempre aprendo algo contigo, pero en este caso no iban por ahí los tiros en plan meterme con Relaño, porque aprendí también mucho con él en los inicios de "El larguero", cuando -bajo mi punto de vista- se hacía un buen periodismo y ellos jodieron por el poder y mala hostia del final, abandonando esa frescura que era antaño. 

Mi comentario a @bidondo era darle un poco de toque gracioso al tema. No había mala intención alguna más que un poco de cachondeo.

De nuevo, yo con el gran @tommyboonen, y no con algún otro que sigue sin tener huevos :-D. Relaño puede haber aceptado o incluso abrazado de buen grado que su nueva misión es hacer que Florentino sea siempre el malo de la película. En cualquier momento dirá que él fue quien mató a Manolete. Especialmente patético fue un artículo de opinión suyo, hablando del fútbol femenino y el episodio del Barça con las chicas en clase turistas y los chicos en 1ra clase, y suelta sin venir a cuento que lo del Madrid es peor porque no tiene sección femenina. Es triste tener que meter un ataque así con calzador.

Dicho esto, las colaboraciones entre Bernardo Salazar y él en materia de historia, son geniales. De lo mejor que me he leído en esto del balón. Su libro de historia de los mundiales no es tan genial, pero sí muy bueno y divertido de leer. Mi favorito es el artículo que hizo una vez con el tema de DiStéfano, es un tooochoooo (a ver si lo resumes también, chistoso, jajajajaja) pero es el argumento definitivo con el que siempre se callan los del Barça sobre el dichoso "robo". Si alguien lo quiere leer, aquí está:

https://as.com/opinion/2014/07/15/blogs/1405445780_1091145.html

PD: @tommyboonen, ve a tu lugar feliz, ve a tu lugar feliz, ve a tu lugar feliz, ve a tu lugar feliz, ve a tu lugar feliz. ;-D

@bidondo

Mi favorito es el artículo que hizo una vez con el tema de DiStéfano, es un tooochoooo (a ver si lo resumes también, chistoso, jajajajaja) pero es el argumento definitivo con el que siempre se callan los del Barça sobre el dichoso "robo". Si alguien lo quiere leer, aquí está:

https://as.com/opinion/2014/07/15/blogs/1405445780_1091145.html

Perdone, caballero, ¿por casualidad se está usted dirigiendo a mí?

Jummm, haz uso de la @ y el nick, que para eso están, (cabrón) :D :D :D

@bidondo

Sí me dirigía a usted, @ccartola. Otra cosa, en el futuro te pido más respeto... para los cabrones. ;-P

Si os quiero como buenos cabrones que sois <3 <3 <3 

Acabo de encontrar este artículo de cuando falleció la Saeta y no me pude resistir a compartirlo. Muchos conocemos todas o casi todas las frases o anécdotas, pero la recopilación me encantó. Estoy casi conteniendo una lagrimilla tonta. Lo extraño. Sé que es raro, porque no le conocí, pero de verdad le extraño. Buscaba sus charlas en Marca como un poseso, las respuestas eran muy cortas, pero el mensaje impactaba precisamente más por la sencillez de quien lo mandaba. El Loco Gatti siempre ha dicho que como él no explicaba el fútbol nadie: "te decía 2 palabras y listo, lo entendías todo". No creía haber inventado este juego, ni presumía de haber desentrañado sus misterios, decía que no los había, esto consiste en jugar como un equipo y ya. ¡Qué bien nos vendría ahora para que entrase de vez en cuando al vestuario a enseñar un par de cosas a tanto niñato como hay!

Que sí, que soy un viejo, un antiguo y todo lo que quieras, lo admito. Pero apuesto que con este vivo no se le ocurría a nadie exigir titularidades inmerecidas ni decir que no les toca tirar del carro.

¡Gracias, Viejo!

https://www.lainformacion.com/deporte/las-mejores-frases-de-alfredo-di-stefano_euxqicum6hg7x1ayig2tr2/

Las mejores frases de Alfredo Di Stéfano


Alfredo di Stéfano, leyenda del fútbol universal y presidente de honor del Real Madrid, ha muerto en Madrid dos días después de sufrir una parada cardiorrespiratoria a la salida de un restaurante cercano al estadio Santiago Bernabeu, donde había celebrado su 88 cumpleaños.

Cuando Pelé dice de ti que has sido "el más grande", cuando Diego Armando Maradona sentencia que tú junto a Messi y a él sois "los mejores de la historia", cuando Johan Cruyff destaca que en toda su vida solo ha tenido "un ídolo" y ese has sido tú, cuando Zinedine Zidane el día de su presentación resalta que "es un orgullo vestir la camiseta del Real Madrid" porque fuiste tú quien un día la llevó o cuando Lionel Messi sueña con tener algún día en su palmarés "todos los títulos" que ganaste, pocas cosas más se pueden añadir sobre tu figura.

Son sentencias que otros futbolistas pronunciaron sobre Di Stéfano, pero 'La Saeta Rubia' también dejó frases para el recuerdo:

Historia del Real Madrid

- "En el Madrid, la palabra fracaso no existe."

- "El Real Madrid era como la canción de Alberto Castillo: 'Todos queremos más, todos queremos más, más y más y mucho más'. Era una fuente inagotable de deseo y la responsabilidad iba aumentando".

- "Siempre ha existido ese dicho de que el Madrid era el equipo del Gobierno. El Madrid hizo historia por todo el mundo y resulta que ha ganado Copas de Europa y Ligas en la época del régimen de Franco, en la época de Suárez, en la de Felipe González, de Aznar y del que venga. Siempre será lo mismo".

- A la pregunta: ¿Cree que triunfaría en el Madrid actual o sería un mediocre?, Di Stéfano respondió: "Con la gorra jugaría."

- "Nunca olvides, gallego, que para llevar este escudo, primero hay que sudar la camiseta" (A Amancio, cuando llegó al Real Madrid).

- "¡Qué delantera teníamos! Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. No creo que haya existido un ataque más completo en la historia del fútbol".

Sabía mucho de fútbol

- "Meter goles es como hacer el amor, todo el mundo sabe cómo se hace, pero ninguno lo hace como yo."

- "Las finales no se juegan…se ganan."

- "Gracias Vieja" (como llamaba a la pelota).

- "El jugador europeo no puede jamás asimilar desde chico la ductilidad nuestra en el manejo de la pelota."

- "El balón está hecho de cuero, el cuero viene de la vaca, la vaca come pasto, así que hay que echar el balón al pasto".

- "Cortita y al pie."

- "Se juega mejor con 11... Y si es con 12, mejor."

- "No te pido que atajes las que vayan dentro, pero por lo menos no te metas las que vayan fuera…" Di Stefano al portero del Valencia, equipo que entrenaba.

- "Jugamos como nunca y perdimos como siempre."

- "Un 0-0 es como un domingo sin sol."

-"Todos los partidos son difíciles. Yo veo mucho fútbol y cualquier país te hace un reloj".

Su opinión de otros jugadores

- "Puskas manejaba la bola con la pierna izquierda mejor que yo con la mano."

- "Pelé, Di Stéfano y Maradona, triángulo mágico, ¿y Cruyff qué era, un verdulero?".

- "No sé si estoy enamorado de Zidane, pero yo veo que todo lo que hace con el balón es perfecto".

- "Las jóvenes generaciones no han visto jugar a Puskas y no saben lo que se perdieron. Muchos creen que era sólo disparo. No. Tenía juego, inteligencia y eso que ya llegó a España con treinta años".

- "Ningún jugador es tan bueno como todos juntos."

- "El futbolista que cree saber más que los otros es un mentiroso del fútbol."

- "Hay muchos jugadores que no trabajan para el equipo sino para ellos. El jugador grande es el de la colectividad".

- "Los sistemas son rígidos para los que no saben jugar. A mí me gusta el que se divierte jugando al fútbol, que divierte a la gente. La gente paga para eso".

- "Siete mil millones de personas viven a costillas del fútbol. Así que si el jugador no le saca jugo y no piensa en el dinero ¿de dónde lo va a sacar".- "Todo lo que hacemos con los pies lo hemos de hacer antes con la cabeza".

- "Marcar un gol de penalti no es lo mismo que hacerlo jugando. Antes, cuando hacías un gol de penalti le pedías disculpas al arquero, ahora se sacan la camiseta y se cuelgan del alambrado".

- "Kubala fue un extraordinario elemento. Era un futbolista excepcional que tenía una gran potencia, una gran técnica y que, en definitiva, fue un hombre de equipo. Su figura fue para el barcelonismo lo que la mía al Real Madrid".

Sobre su carrera

- "He sido relevante en el fútbol mundial y nada más, pero hay hombres de otras características que también han tenido una producción extraordinaria".

- "Se han pasado. No me merezco todo esto, pero, como se dice en estos casos, no me lo merezco, pero lo trinco" (tras recibir el premio Presidente UEFA).

- "Me retiré a los 40 años porque mis hijas un día me miraron y me dijeron: 'Papá, calvo y con pantalones cortos, no quedás bien.'"

Su labor de entrenador

- "Ser técnico es lo más difícil del mundo. Es como si trazas una raya: el técnico está de un lado y del otro todo lo demás. Y si hay que echar a uno, pues no hay duda. Siempre es el culpable".

- "El técnico está para ordenar, marcar y dar una tónica, pero tampoco se puede hacer siempre lo que diga él. Se tiene que adaptar a los elementos que dispone".

- "A mucha gente se le ocurre que el técnico es el que gana los partidos y no es así, son los jugadores. Y Di Stéfano, desde el banquillo, no puede ganar ningún partido".

- "El entrenador es el que más sufre en esto del fútbol y tiene que dar la cara ante la prensa, pero los jugadores también tienen su responsabilidad".

PD: En negrita mis frases preferidas.

Pues aquí va otro, este me gusta mucho. Cuando se acuerda que es madridista y olvida sus problemas con Florentino, es algo digno de ver.

https://as.com/opinion/2018/12/22/portada/1545436606_653068.html

El Madrid, otra vez en la era del color

La primera vez que oí o escuché hablar sobre el salto entre los éxitos del Madrid del pasado (no tan recientes) y los del Madrid de hoy fue cuando la final de Basilea. De allí salían miles de culés, felices. Por primera vez, el Barça ganaba una Copa de Europa (o así) en color. Para entonces, se suponía que las del Madrid eran en blanco y negro, se les adjudicaba un siniestro aroma como a campo de concentración. (Así me las definió un viejo amigo culé). El Madrid ganaba en blanco y negro por Franco, por un designio cutre que establecía el destino manifiesto de un grupo favorecido, señalado como destinatario de no sé qué privilegios. Cuando Franco, por cierto, en Europa era un indeseable.

Ahora resulta que el Madrid juega su tercera final del Mundial consecutiva. Ganó las dos anteriores. Ya no cuela sostener que todo éxito madridista es asociable a privilegios que un viejo, rancio, y por tantos legos añorado Estado arbitrario otorgaría en su tiempo al club que lleva el nombre de la capital del país. No es eso. Lo que anima al Madrid, incluso en un día que se presenta menor, como hoy, es la simple y pura obsesión de hacer las cosas bien. Quizá sea la presión de llevar encima el nombre de la capital del Estado. O el viento de cola que provocan los éxitos de los Di Stéfano, Puskas y Gento, que estos chicos de ahora quizá no sepan quiénes fueran, pero sí les perciben en la turbulencia ambiental.

Es el Madrid, que siempre vuelve. De esta expresión alguien ha hecho solfa, pero es que eso es lo que hay. Llevo muchísimos años mirando al Madrid, y siempre está listo para emplazarse en el centro de la escena, listo para lo que haya menester. Ahora resulta que el rival no es el campeón de Oceanía, el Wellington de Nueva Zelanda, ni el de África, el Esperanze de Túnez, ni el de Sudamérica, el River. Todas esas vallas ha ido saltando el hoy rival del Madrid. Lo que llega ahora es la final que hay. El rival del Madrid parece menor, pero donde está el Madrid podrían haber estado Bayern, Barça o Atleti y no estuvieron. Lo que el Madrid tiene y otros no es la perpetua obsesión por carburar a tope.


Parece que te leyó. Dejó otro, no tan bueno como el de ayer, pero cerca. Por lo menos reconoce la dimensión de lo logrado sin desmerecer el logro por lo pequeño del torneo. Es el camino para llegar ahí lo que ha sido salvaje, y bien está que se reconozca:

https://as.com/opinion/2018/12/22/portada/1545506872_385625.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=Nw%3D%3D&m4=bm9ybWFs

Ante un nuevo récord del Real Madrid

El Madrid añadió brillo a su palmarés con una victoria cómoda, que se daba por descontada, pero que sumada a todo lo anterior supone escalar una nueva montaña. Porque nadie antes había ganado tres Mundiales de forma consecutiva, para lo que se requiere, obviamente, haber ganado tres Champions también consecutivas. Con estos tres, el Madrid ya reúne siete títulos mundiales de club, una vez que la vieja Intercontinental fue homologada como ello. Todo eso era lo importante anoche, no el partido en sí, que poco problema suponía para un equipo acostumbrado a ganar finales ante enemigos de mucha más enjundia y peligro.

No hago de menos al Al Ain. Estaba ahí sin ser campeón de ninguna confederación, pero tras batir sucesivamente a los de Oceanía, África y Sudamérica. La cuestión es la diferencia tremenda que hay entre el fútbol de clubes de la Europa rica y el del resto del mundo. Es muy difícil que cualquier equipo de cualquier parte le plante de verdad cara al campeón europeo en una final así. Y menos aún al Madrid, con su tremenda seguridad en este tipo de partidos. Eso explica el desarrollo del choque, con su absoluta carencia de intriga y ese marcador final, una goleada, dentro de todo, decorosa. El partido dio para un resultado mucho más desequilibrado.

Fueron cuatro goles, cuatro felices goles que marcaron, quizá, los favoritos de la afición. Modric, el flamante Balón de Oro, con un toque elegantísimo; Llorente, el canterano que nos hace evocar a Gento y a Grosso, el chaval de la cantera que siguió trabajando en la suplencia a la espera de algo así, hizo el segundo con un perfecto bote pronto, suerte antigua pero escasa. El tercero, el capi, con su cabezazo evocador de otros trances; y en el cuarto tuvo que ver (dejémoslo ahi) Vinicius, que viene a ser algo así como la revolución esperada. Solari es un tipo con buena estrella al que ahora se abre por delante un panorama de optimismo.


De verdad que el hilo tendría poca actividad, como bien anticipaba toni, pero me gusta cuando sale algo así de bueno.

Bale y los engaños

https://as.com/opinion/2019/02/20/portada/1550671675_947864.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=MjA%3D&m4=bm9ybWFs

Cuando Florentino Pérez presentó a Bale en el palco del Bernabéu, un 2 de septiembre de 2013, concluyó su discurso de bienvenida con un mensaje premonitorio y propio de la industria del espectáculo: "Comienzan nuevas emociones". Eso sí, le faltó puntualizar para evitar futuros disgustos. Porque el galés es una emoción en el sentido estricto de la palabra. Es acudir a la RAE, leer la primera acepción e identificarle: "Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática". No sería descabellado que en próximas ediciones se adjuntara al término una imagen del de Cardiff. Así ha vivido Bale en el Madrid durante estos casi seis años, entre el impulso y la depresión, entre no tener precio y haber costado caro, manteniendo a la afición en un estado permanente de expectación que indefectiblemente está desembocando casi en una sensación de engaño.

En los últimos tiempos, cuando observo a Bale, pienso en esa reflexión sobre el engaño que atribuyen al filósofo danés Soren Kierkegaard: "Hay dos maneras de ser engañado: una es creer lo que no es verdad; la otra es negarse a creer lo que es verdad". Cuando el presidente del Real Madrid se lanzó a fichar al galés por 101 millones, el jugador más caro de la historia blanca, lo hizo convencido de que estaba ante el sucesor de Cristiano Ronaldo, el futuro jugador franquicia del Madrid y un valor seguro para ganar el Balón de Oro. Y así lo 'vendió'. Llegaba un jugador único, con una zancada sólo vista en Jamaica y en el Grand National, con un juego aéreo imponente y con una zurda especial. La expectativa de felicidad es más intensa que la propia felicidad y el Bernabéu le abrazó con entusiasmo. Pero en estos casi seis años con la camiseta blanca se ha quedado a medias. Y no hay nada peor que eso. Tiene gol, pero ha alternado capítulos espectaculares (su carrera de purasangre que dio una Copa al Madrid; el gol de cabeza en la Décima; el doblete, con chilena incluida, que dio la Decimotercera en Kiev…) con largos periodos de decepción, apatía y falta de ambición y salud.

Bale no es culpable de la altura en la que colocó Florentino el listón, pero sí aparece en su cuenta de responsabilidades la falta de ambición e implicación, la aparente ausencia de interés en adaptarse a Madrid y al Madrid y unas exigencias por ser titular que nunca justificó de manera continua sobre el césped. Su última demanda (al menos pública) la hizo tras la final de Kiev. Su doblete en la final contra el Liverpool le animó a decir aquello que puede resumirse en un "o juego más o me voy". Florentino, que le envolvió en privilegios nada más llegar, consideró que este año sí, que con Cristiano con un pie fuera (en aquella final ya avisó de su marcha) era el momento de Bale. Pero, otro año más, su rendimiento y su actitud están decepcionando. Con Cristiano se fueron también las excusas del de Cardiff, que ha visto ahora cómo un niño de 18 años como Vinicius le ha relegado. Leen en As.com que el Madrid (o sea, Florentino) pone en el mercado al galés. Tal vez el impacto del brasileño ha terminado de convencer al presidente de que lo suyo con Bale siempre fue una fantasía, un auto engaño. Ahora Vini ha abierto las ventanas, ha ventilado el Bernabéu y ha dejado entrar de nuevo un aire de ilusión para el futuro. Y eso no tiene precio.


Por regla general siempre me ha parecido que Juanma Rodríguez es demasiado parcial y oficialista, pero no es menos cierto que a veces da en la diana y dice un par de verdades muy bien dichas, como en este caso. Decir lo que dice en esta semana es algo que no es popular ni será bien recibido, pero no miente. Juzguen ustedes mismos:

Carta de un excomulgado de la iglesia de Cristiano

http://blogs.libertaddigital.com/penultimo-raulista-vivo/carta-de-un-excomulgado-de-la-iglesia-de-cristiano-18250/

De repente, y como en el sketch de Faemino y Cansado, Cristiano Ronaldo vale mil millones, diez mil millones, cien mil millones de euros, y seguro que eso no tiene nada que ver con que haya cambiado de equipo. De repente, de la noche a la mañana, Cristiano es Mister Champions, el mejor futbolista de la historia de la Copa de Europa, y seguro que eso no tiene nada que ver con el color de su nueva camiseta, que ya no es la blanca. De repente Cristiano, que no se iba de nadie, que ya era un jugador amortizado del que el Real Madrid tenía que desprenderse cuanto antes, que no le llegaba a Messi a la suela de los zapatos, es el mejor futbolista del planeta, el Bicho, el Superbicho, el bichazo, el recontrabicho, la leche en bote, y seguro que eso tampoco tiene nada que ver con el hecho de que hace unos meses fuera traspasado por cien millones de euros.

Todo esto es porque, como dije hace mucho tiempo, el mejor entrenador del Real Madrid es el que está muerto y sus mejores futbolistas son los que se han ido para seguir jugando en otros equipos. De repente la Juventus de Turín, que lleva desde el año 96 del siglo pasado sin ganar una Copa de Europa, es un ejemplo a seguir porque le ha remontado un 2-0 al Atlético de Madrid... ¡en octavos de final! El ejemplo a seguir es la Juve y no el Real Madrid, que acumula trece Copas de Europa, las tres últimas de forma consecutiva y cuatro en los últimos cinco años. De repente el Real Madrid no ganó esas Copas de Europa sino que las ganó Cristiano, que aquí no era ni de lejos el mejor pero que allí, en Turín, es CR7 Imperator, y seguro que nada de esto tiene tampoco que ver con que el jugador decidiera cambiar de aires y fichar por la Vecchia Signora. De repente un futbolista que tiene 34 años va a jugar hasta los 38, hasta los 40, hasta los 46, cuando aquí se pedía a voz en grito que se le diera la carta de libertad con 32.

Son muchos "de repente", ¿no?... Cristiano era el mejor aquí y sigue siéndolo allí, es un futbolista trascendente en el sentido de que él solo puede cambiar el devenir de un partido, como sucedió el martes; en la actualidad, de esos únicamente conozco dos: Messi y el propio Cristiano, pero lo de Cristiano tiene más mérito porque Leo nació con un don y el don de CR7 es su tesón, su cabeza y su ambición. Cuando dices que, con Cristiano en la plantilla del Real Madrid, la temporada pasada se perdió la Liga en noviembre te gritan "¡anatema!"... Y cuando dices que a un futbolista que le ha dado tanto al mejor club deportivo de la historia no se le puede retener en contra de su voluntad ni se le deben consentir tampoco las faltas de respeto hacia su presidente, que es su jefe, te gritan "¡excomunión!"... Estos fanáticos, estos inquisidores, estos meapilas, que son los mismos que los de la iglesia de Messi, no comprenden que no ha habido, hay ni habrá un jugador más importante que el club deportivo más importante del mundo, que no es otro que el Real Madrid, un club que ni siquiera le entregó las llaves a don Alfredo di Stéfano, que ha sido, es y será siempre el número uno indiscutible.

Además de ser el mejor futbolista del mundo, a mí Cristiano me parece un buen tipo, me parece un hombre generoso y que es amigo de sus amigos, y creo que tiene todo el derecho del mundo a intentar demostrar que quien ganaba las Champions era él solo. En realidad Florentino Pérez hizo lo que le pidió Jorge Mendes, o sea que facilitara la salida de su pupilo; sólo llegó una oferta al club, sólo una, y es la que el Real Madrid aceptó en premio a los innumerables servicios prestados. Si hubiera llegado una oferta de ciento un millones por Cristiano podría decirse que el Madrid perdió un millón, pero no llegó; si hubiera llegado una oferta de mil millones por Cristiano podría decirse que el Real Madrid había perdido novecientos millones, pero tampoco llegó. La que llegó fue una oferta por cien y se le traspasó por cien y, vuelvo a repetirlo hoy, la venta estuvo bien hecha, lo que faltó fue sin lugar a dudas un especialista de calidad que supliera al mejor goleador del siglo XXI.

Cristiano es único... pero el Real Madrid no es suyo. El Real Madrid no es el Barça. El Real Madrid viste de blanco, juega en el estadio Santiago Bernabéu, ha ganado 33 Ligas y 13 Copas de Europa y no cede a los chantajes de los futbolistas. Yo el martes iba con el Atleti, que es un equipo de la ciudad en la que nací, pero a partir de ahora soy un juventino más porque allí juega Cristiano Ronaldo, con quien he disfrutado enormemente durante 9 años; ojalá la Juve gane la Copa de Europa, ojalá, lo digo de verdad. Pero, por tratar de situar a la gente en el escenario correcto, lo que hizo el otro día la Juve fue clasificarse para los cuartos de final, no ganar la competición; tuvo mucho mérito, eso es indudable, porque el equipo italiano venía de perder por 2-0 en el Metropolitano, pero la final se juega el 1 de junio, San Isquirión, y no el 12 de marzo, San Elpegio. No nos confundamos de santo, por favor, porque el primero fue atravesado por una pértiga mientras que el segundo vivió cómodamente como obispo de Winchester. Por San Isquirión hablamos y, repito, ojalá Cristiano esté en esa final y la gane. Porque las finales, como dijo Di Stéfano, que de eso sabía un rato largo, no se juegan, las finales se ganan. Y después de esta temporada vendrá la siguiente, y luego la otra, y la otra... Y no hoy sino dentro de diez años, con la perspectiva que nos da el transcurrir del tiempo, podremos opinar sobre si el Real Madrid hizo bien en cumplir los deseos de Cristiano o si hizo mal y tendría que haberlo retenido en contra de su voluntad firmemente expresada en reiteradas ocasiones. Seguir leyendo: http://blogs.libertaddigital.com/penultimo-raulista-vivo/carta-de-un-excomulgado-de-la-iglesia-de-cristiano-18250/

- Seguir leyendo: http://blogs.libertaddigital.com/penultimo-raulista-vivo/carta-de-un-excomulgado-de-la-iglesia-de-cristiano-1825

Se está retirando y quizás quiere limpiar un poco su legado y el recuerdo que s etiene de él:

Sobre Messi como mejor de la Historia

https://as.com/opinion/2019/05/11/portada/1557527765_212500.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=NA%3D%3D&m4=bm9ybWFs&m5=MjA%3D

Viendo la caída estrepitosa del Barça en Anfield recordé otras recientes en la Champions: el 4-0 de París y los 3-0 de Turín y Roma. Resultados que chocan, encajados por un gran equipo en cuyas filas milita, por demás, el pretendidamente (ya el otro día utilicé el término) mejor jugador de la Historia. No fue el peor de los suyos en ninguno de esos partidos, pero tampoco fue, como sí en casa días antes en la victoria sobre el Liverpool, ‘La Libertad guiando al pueblo’ de Delacroix. El revolcón que se llevó el Barça en Anfield tuvo algo de ‘silencio de los corderos’, y uno de esos corderos fue Messi. Como en París, en Turín, en Roma...

Desde luego, es un jugador prodigioso. Cierro los ojos y veo mil maravillas suyas. Pero algo me falla: en las corridas de verdad duras no es lo mismo. Un día le escuché a Sacchi la definición de lo que para él debería ser el futbolista pleno, ya fuese regular, bueno o muy bueno: “Jugador para todo el tiempo, para todo el campo y para todos los campos”. Tras noches como la de Anfield, que no es la primera, me pregunto si Messi es eso. En casos así me acuerdo de Di Stéfano y de lo que le escuché una vez a Iñaki Gabilondo: “Cuando a alguien le preguntan quién fue el mejor jugador de la Historia y no dice Di Stéfano, ya sé que no le vio jugar”.

Es normal que todos nos inclinemos por el primer genio que vimos. Yo me cuento entre los que pillamos a Di Stéfano y Pelé y tiendo a relativizar la impresión que en generaciones más jóvenes han producido Cruyff, Maradona o ahora Cristiano y Messi, sobre todo, éste, con su embrujo. Pero un año tras otro en la Champions, un Mundial tras otro, una Copa América tras otra, resulta que los toros grandes, broncos y que desarrollan sentido se le atragantan. Cada vez que le pasa, recuerdo lo de Sacchi: jugador para todo el tiempo, para todo el campo, para todos los campos... Messi no llena esa definición. Di Stéfano sí la llenó.

Pues bien, ya cayó Besa y ahora le sigue otro Messiánico como Segurola. Me alegra que empiecen a ver lo que muchos llevamos diciendo casi 10 años. Les ha tomado mucho tiempo, pero empiezan a ver la luz, y eso siempre es bueno:

https://elpais.com/deportes/2019/05/13/actualidad/1557776418_258771.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=MjM%3D&m4=bm9ybWFs&m5=MjA%3D

El equívoco relato sobre Messi en Europa

Es un error de juicio tomar el desastre de Anfield como un accidente inexplicable del Barça, cuando todo parecía dispuesto para el triplete. La barrida del Liverpool fue de tal calibre que persiste la conmoción en la hinchada y en el equipo. La directiva guarda silencio mientras escampa, si eso es posible. Anfield aparece en el imaginario barcelonista como un punto sin retorno en el discurrir del equipo y quizá del club. Mientras tanto, la figura de Messi convoca al afecto y la lástima. Vuelve un tópico que se repite con una extraña regularidad: Messi dejará el fútbol con muchas menos Copas de Europa de las que merece su carrera.

Esta postura, cada vez más difundida por el periodismo y mejor recibida por los aficionados, pretende instalar un relato maniqueo: los éxitos son de Messi y las decepciones del equipo, que no está a altura de sus merecimientos. Es un relato que le santifica y absuelve a partir de un ventajista punto de partida. La figura del jugador argentino es tan grandiosa que no cabe el menor reproche. ¿Quién se atreve a cuestionar al mejor futbolista del Barça más aclamado de la historia? La tentación es blindarlo, exonerarle de cualquier otra responsabilidad porque su influencia positiva ha sido descomunal y derivar las críticas hacia la directiva —no ha sido capaz de arroparle con futbolistas competentes—, el entrenador —no articula el modelo adecuado— y el equipo —no preserva a Messi de los fracasos que le impiden alcanzar los títulos que exige su incomparable talento—.

Como narrativa exculpatoria funciona. Como tesis es simplona y falsa. Surge de la admiración que produce Messi y del deseo constante de individualizarle. Es cómodo atribuirle en exclusiva los éxitos del Barça y culpar al equipo de los fracasos. De ninguna manera se puede cuestionar su trascendental importancia, pero no se puede olvidar que Anfield (4-0) es el último de una larga cadena de destrozos: 4-0 en Múnich (semifinales, 2013), París (4-0, octavos de final, 2017), Turín (3-0, cuartos de final, 2017) y Roma (3-0, octavos de final, 2018). Desde el trompazo con el Bayern hace seis años, han pasado cuatro entrenadores (Vilanova-Rouras, Martino, Luis Enrique y Valverde), dos presidentes (Rosell y Bartomeu) y un granado racimo de delanteros, algunos de gran magnitud, caso de Luis Suárez, Neymar, Villa y el nunca bien ponderado Pedro, y otros decepcionantes, como Coutinho y el frágil Dembélé, además de los suplentes destinados a no molestar. O sea, a la inexistencia. En todas las masacres estuvo Messi, pero el Barça nunca logró marcar un gol. Todos los partidos fueron Anfield. Ignorar esta cuestión como si no hubiera ocurrido y establecer relatos exculpatorios no es otra cosa que esquivar la realidad, por dolorosa que resulte.

No se justifica, por lo tanto, explicar la derrota con el Liverpool como un fiasco insospechado. El Barça ha sufrido tantos y tan graves accidentes en Europa que invita a un cuidadoso análisis, donde se examine el escaso margen de maniobra de los entrenadores en un modelo predeterminado por el peso de sus figuras —Messi, Luis Suárez, Piqué y Busquets no tienen alternativa real en la plantilla desde hace años—, los repetidos fracasos frente a rivales ofensivos, enérgicos y solidarios en el esfuerzo, la sensación de insuperable melancolía cuando los partidos se juegan como el Barça no quiere que se jueguen, incluido el sufridísimo enfrentamiento con el Liverpool en el Camp Nou y, entre otros problemas, la fragmentada respuesta de un equipo que en España se bandea de maravilla sin la aportación defensiva de sus delanteros, pero lo paga muy caro en Europa desde hace muchos años.

Necesitas estar registrado para participar. Registrarme.